LOGO-NIDO-WEB6
Ë
By Joanna Mazzini • April 19, 2018

¿Cómo corregir el comportamiento "malo" de un niño con una crianza positiva?

Cada vez que notas conductas que no quieres en tu hijo o cuando lo atrapas haciendo alguna “travesura” sientes que tus estrategias para responder a esas conductas inapropiadas se te pueden haber agotado o puede que las que usas como time out, un castigo o regaño no te estén funcionando. Si tienes un niño movido y enérgico en casa, estoy segura de que sabes cómo es esto.

 

Pero te has puesto a pensar que pasaría si en vez de castigarlo o regañarlo buscas algo diferente, como conectarte con él en vez de corregir. Es decir, que tal si le das a tu hijo la oportunidad  de corregir sus errores y pensar en lo que está haciendo, cuantas más oportunidades le des para jugar y cometer errores libremente, tu hijo empezará a preguntarse antes de tomar algo que no le pertenece. Puede parecer o tal vez estés pensando que esto no va funcionar y que ni siquiera sea una disciplina positiva pero si no lo pruebas realmente no sabrás si es la elección correcta o no.

 

La disciplina positiva apunta específicamente a involucrar a los niños de manera respetuosa y alienta a los padres a recordar que los niños son capaces de hacerlo mejor.

 

Sabemos que los niños pequeños suelen ser curiosos y están muy interesados ​​en superar los límites. Por eso, conectarte con tu hijo antes de hacer cualquier corrección es una forma segura de mejorar su comportamiento. No lograremos influir de forma positiva en nuestros hijos hasta que realmente no creemos una conexión con ellos. Cada vez que tu hijo rompa un límite o una regla, antes de corregir el comportamiento, primero intenta reducir su velocidad. Crea un momento deliberado de conexión, en donde le puedas brindar seguridad y comprensión a tu hijo.

 

Trata de ingresar al mundo de tu hijo, no te concentres en el desastre que haya podido hacer, observa su aprendizaje y descubrimientos. Recuérdale que eres su aliado y no su enemigo, claro que no siempre va ser fácil mantener la calma. Pero el hecho es que tu hijo debe saber y sentir que tiene a su lado una guía segura cuando cometa algún error y a ti como padre, tener expectativas realistas sobre los comportamientos infantiles te ayudará a tomar decisiones positivas y conectadas.

 

Ahora cuando tu hijo haga algo malo o irrespetuoso no lo verás de la misma forma, sino que tratarás esos momentos como oportunidades para ofrecerle orientación, calmarás la necesidad de dar discursos extensos para corregirlo y simplemente te unirás a su mundo. Conectarse antes de hacer correcciones ayuda a los niños a confiar en ti. Te ayuda además a ver realmente a tu hijo, en ese momento y lo que necesita. La conexión te permite crear un momento significativo para escuchar, validar y reconocer a tu hijo.

 

Bien, ahora te preguntarás ¿cómo la conexión antes de la corrección podría funcionar para ti? Pues aprenderás a calmar expectativas o miedos, no olvides que tu hijo, al igual que tú, es imperfecto. Ingresarás al mundo de tu hijo y aprenderás a ver las cosas desde su punto de vista. Recuerda escucharlo, ser amable y paciente con él pero sin dejar de darle correcciones que sean alentadoras y respetuosa así tu hijo sabrá que cuando se trabaja en conjunto se puede tomar una nueva y mejor elección.

 

Cuando te conectas, hablas al corazón y a la mente de tu hijo al mismo tiempo. Eso es poderoso, eso es disciplina y ese ¡es el camino seguro hacia un mejor comportamiento!