LOGO-NIDO-WEB6
Ë
By Joanna Mazzini • July 26, 2018

Educación inicial: aprender inglés no confunde el desarrollo de la lengua materna

No cabe duda que el inglés es la lengua del mundo. Desde los negocios hasta la música, el idioma de la globalización está siempre presente en nuestras vidas. Debido a ello, es ideal que nuestros niños comiencen a aprenderlo desde inicial, para que así se vayan familiarizando con esta importante lengua.

Sin embargo, esto genera dudas para algunos padres, sobre todo si sus pequeños aún no se han formado en su propia lengua materna. Para aclararlas, describiremos los beneficios que ofrece el inglés para nuestros hijos en un mundo altamente competitivo, y desmentiremos los mitos que surjan alrededor de esta práctica:

 

Ventajas más allá del propio idioma

Es muy útil que los niños aprendan inglés en la primera infancia porque mientras más pronto los acerquemos a esta lengua, más fácil se les hará hablarlo, escucharlo y escribirlo como nativos. Pero no sólo eso: según especialistas, aprender un segundo idioma durante esta etapa también beneficiará su desarrollo mental.

Al respecto, el neurocirujano Wilder Penfield afirma que al propiciar la escucha y el uso de palabras de un idioma diferente al materno a edades tempranas se producen cambios a nivel de corteza cerebral que estimulan habilidades cognitivas como la planificación, la atención, la solución de problemas y la memoria en los niños.

 

Mito: inglés precoz = español defectuoso

Algunos padres creen que enseñar a sus hijos otro idioma cuando empiezan a hablar es perjudicial para la adquisición del lenguaje nativo, ya que esto podría confundirlos al momento de construir y expresar sus ideas. Ruth Gurd, Directora de British Nursery, la primera guardería británica autorizada en España, no está de acuerdo:

“La introducción de una segunda lengua desde los primeros años es natural. No lo es introducirlo de pronto, un día, sin razón o explicación. No es perjudicial brindarle a un niño diferentes opciones lingüisticas si se ofrece una exposición de calidad a la segunda lengua, con buenas bases de inmersión”, señala la experta.

El también neurocirujano Manuel Pedrosa añade a esto que “durante los cuatro primeros años es cuando se generan más conexiones neuronales, y este periodo es perfecto para alimentarlo con estímulos lingüísticos”, sobre todo si la estimulación se realiza a través de juegos y de dinámicas que empleen dispositivos tecnológicos.

Ahora que conoces la verdadera importancia del inglés para la formación de tus pequeños, tanto para su desarrollo mental como para su capacidad de comunicación con el mundo, recuerda considerar la enseñanza del idioma internacional como una de tus prioridades al momento de escoger el nido que comenzará a moldear su talento.