LOGO-NIDO-WEB6
Ë
By Joanna Mazzini • August 16, 2018

La tecnología como herramienta para la Educación Inicial

Nuestros pequeños han nacidos rodeados de tecnología, y usar dispositivos electrónicos es algo natural para ellos desde sus primeros años. Debido a ello, la educación inicial no debe estar alejada de las herramientas tecnológicas con metodologías dinámicas y lúdicas para el desarrollo de las habilidades de nuestros niños.

 

Descubre en las siguientes líneas cómo el empleo de dispositivos digitales en las aulas de un Nido, bajo una supervisión profesional, contribuirá a potenciar las capacidades de tus hijos en diversas áreas como la motricidad fina, la lectura temprana, el aprendizaje colaborativo o el vocabulario en inglés.  

 

Los beneficios de digitalizar la educación temprana

 

“Utilizar tablets o computadoras en los primeros cinco años afecta el desarrollo cerebral de forma positiva si se le da el acompañamiento necesario por parte de un docente, y se escoge bien el material interactivo”, apunta Lisa Guernsey, directora de tecnologías de aprendizaje de la fundación New America.

 

Según la especialista, si se limita el tiempo de uso puede ser una herramienta importante de aprendizaje a partir de los 18 meses de vida, desarrollando niños con habilidades en zonas cerebrales que antes se activaban más tarde, especialmente las relacionadas con la motricidad fina y la lectura temprana.

 

La tecnología en inicial fomenta la colaboración

 

Por su parte, un estudio elaborado por la Universidad Northwestern (Illinois, E.E.U.U.) ha observado que los niños de preescolar que utilizaron iPads compartidos superaron significativamente en pruebas de rendimiento a otros niños que, o bien no tenían iPads, o bien los utilizaban de forma individual.

 

Esto significa que los dispositivos digitales también tendrían un rol clave en el desarrollo de la sociabilidad en los pequeños. "El aprendizaje colaborativo en torno a la tecnología es lo que marca la diferencia, ni la tecnología por sí sola, ni la colaboración de por sí", señala Courtney Blackwell, de la Universidad Northwestern.

 

Las aplicaciones y sus primeros pasos con los idiomas

 

La tecnología también podría influir en las habilidades de tus hijos para las lenguas extranjeras: según una investigación realizada por la plataforma de idiomas Lingokids, los niños retienen hasta el doble de vocabulario cuando este se enseña a través de aplicaciones, en lugar de con métodos tradicionales.

 

Esto se debe, según la empresa encargada del estudio, a la diversión que supone para los niños el uso de nuevas tecnologías con fines lúdicos y pedagógicos: “Los preescolares no tienen la impresión ni la carga de estar estudiando o recibiendo más materia”, explica Cristóbal Viedma, cofundador y CEO de la plataforma.

 

La Academia Americana de Pediatría recomienda un máximo de una hora de uso de pantallas interactivas en niños de 3 a 5 años, mientras que en niños entre 6 y 18 años, no se recomienda más de dos horas al día.

 

Sabemos que la tecnología jamás reemplazará lo que un niño puede aprender con juguetes como bloques para construir, balones o muñecos, sin embargo, los dispositivos tecnológicos siempre formarán parte de su vida cotidiana, y nuestros hijos deberían seguir familiarizándose con estas valiosas herramientas para su desarrollo.

 

Antes de inscribir a tus pequeños en un nido, no olvides considerar el nivel tecnológico de la institución que los formará, tanto para los estudiantes, en su proceso de adquisición y construcción del conocimiento, como para los docentes, en el diseño de los planes de estudio y la metodología dinámica para sus clases.