LOGO-NIDO-WEB6
Ë
By Joanna Mazzini • July 23, 2018

¿Por qué invertir en la educación desde temprana edad?

Diversos especialistas han demostrado que lo aprendido por los niños desde que nacen hasta los 5 años es la base para el aprendizaje posterior. Esto les ayuda a adquirir las habilidades sociales, emocionales y de comunicación que necesitarán para triunfar en la escuela y, más adelante, en el mercado laboral.

 

Debido a ello, invertir en la educación temprana de nuestros hijos es definitivamente el mejor regalo que podríamos hacerles. Entérate más acerca de la importancia de una educación inicial de calidad para propiciar el éxito en la vida futura de tus pequeños revisando los principales estudios alrededor de este tema:

 

Una nueva perspectiva educativa en auge

Tome en cuenta que la preocupación por un preescolar con altos estándares es en realidad una corriente relativamente nueva, ya que, según el psicopedagogo Francesco Tonucci, “aún actualmente se sigue poniendo énfasis en los niveles educativos más altos, cuando en realidad la escuela más importante es la de los primeros años”.

 

Es así como en los últimos años, expertos como el investigador de la Universidad de Pennsylvania, Jere R. Behrman, han comenzado a recalcar que la educación de la primera infancia es decisiva para desarrollar habilidades cognitivas, psicomotrices e interpersonales a partir de un trabajo pedagógico cada vez más especializado.

 

La inversión más rentable

Por su parte, el Premio Nobel de Economía y profesor de la Universidad de Chicago, Jim Heckman, ha demostrado que la inversión en la educación inicial es la que provee mayor retorno para los beneficiados, ya que la temprana formación de habilidades cognitivas sólidas resultaría fundamental para el éxito económico del niño.

 

Sin embargo, esta inversión no estaría bien realizada si educamos a nuestros hijos guiándonos sólo por lo académico: una dedicación profesional en el aspecto emocional y social de los pequeños es clave para que aprendan a desenvolverse en la vida más allá de lo laboral, manteniendo un estilo de vida equilibrado y saludable.

 

Para ello, es importante emplear técnicas de enseñanza a través del juego que fomenten, por ejemplo, la sociabilidad entre niños y niñas, pero que también contribuyan a potenciar sus habilidades de razonamiento y no solo su capacidad memorística, como suele pasar en muchos centros educativos con metodologías poco innovadoras.

 

Comenzar a tomar en serio la educación de nuestros hijos recién a partir de la edad escolar significa posponer una inversión que podría ser crucial para que tu hijo o hija alcance el desarrollo de todo su potencial. Decide por el mejor futuro para tus pequeños, y empieza a invertir en su educación en el momento preciso.