LOGO-NIDO-WEB6
Ë
By Joanna Mazzini • February 20, 2018

Todos queremos estar cerca a nuestros hijos.

¿Cómo acercarnos? ¿Cómo lograr que nos sientan más cerca?

Hay una palabra mágica… ¡Vínculos!

El ser humano es un ser social. Desde que nacemos tenemos la necesidad y el deseo de vincularnos con un “otro significativo”, como Mamá y Papá, Abuelos…

El vínculo es el lazo afectivo que le enseña al bebé el primer modelo a seguir para entablar relaciones interpersonales. Además, la historia vincular crea una representación en la mente del niño de quién es, es decir influye en la construcción de su identidad y estas son representaciones que las lleva consigo toda su vida.

Nos vinculamos con nuestros hijos desde que nacen, desde esa primera mirada, en el modo en que los cargamos, cómo les hablamos, reconocen el tono de nuestras voces, el olor, sienten el calor de nuestros abrazos.

Es necesario recordar que, el que estén cubiertas las necesidades biológicas, es tan importante como que lo estén las necesidades afectivas. Es decir, un niño necesita, así como comer y respirar, que sus padres se vinculen con él de manera empática, atenta y afectuosa.

¿Cómo lograrlo?

El juego es una de las mejores formas de vincularnos con nuestros hijos. Cuando estén con ellos procuren darse al menos una hora diaria que sea dedicada solo a ellos, donde haya interacción, compartan intereses en común y sobre todo se diviertan juntos.

Por ejemplo: leer un cuento juntos, jugar a hacer covachas, jugar con texturas que encuentren en la cocina, o en el baño, como la crema de afeitar, crear algo con cajas o cartones como un carro o una nave espacial, etc.

El encuentro que se da al jugar juntos los acompañará como un recuerdo que atesorarán toda su vida, ustedes y sus hijos.

Ana María Woll – Directora del Nido Casuarinas
Mariana Salazar – Psicóloga del Nido Casuarinas